Sin duda la publicidad Display nos abrió las puertas a la era de la publicidad online, pero queda una duda en el ambiente ¿Realmente Display sigue siendo tan efectivo como lo fue en sus inicios?

El avance de Google para ser uno de los mayores competidores en la industria publicitaria hizo que canibalice su propias campañas de Display. Y es que es una realidad, actualmente Google es la plataforma publicitaria que mayor ROI trae a las empresas a la hora de invertir en campañas digitales, dejando a otras redes de anunciantes en jaque mate.

Para los marketeros esto es un manjar, ya que podemos implementar las nuevas herramientas de Google y seguir optimizando al máximo cada céntimo invertido; aunque nunca nos termina de convencer que nuestra estrategia de marketing pase a estar en manos de los gigantes de Internet, como el reciente caso de Facebook que ha cerrado el grifo de los posts orgánicos para las empresas.

Pero volviendo al tema, todos los que hemos trabajado en marketing digital sabemos que la brecha que existe en cuanto retorno de inversión de una campaña de Display vs una de Search o las universales es abismal.

La cantidad de impactos que debe recibir una persona para que convierta es muy alta, en comparación con las campañas universales (que mezclan Display y Search) o las campañas de búsqueda, que por supuesto son las más efectivas, ya que son los usuarios los que buscan tu producto.

Pero ¿Cuándo funciona una campaña Display? Básicamente cuando tienes mucho dinero, quieres hacer branding y no estás preocupado por las conversiones (algo casi imposible en el mundo de hoy).

Ahora, no todo es malo actualmente las campañas de Display han evolucionado y han dejado de ser por CPM o CPC, para también implementar el CPI/CPA, lo cual es un verdadero avance para la publicidad, pues pagar solo por las conversiones que obtenemos es la mejor forma de maximizar el ROI.

Y es que no solo la audiencia ha pasado a estar en los medios digitales, también los marketeros tratamos de optimizar la inversión al máximo posible. Esto hace que los anuncios impresos, por ejemplo, ya no sean más que una demostración de status de marca y branding, pero hacen más difícil medir la cantidad de ventas generadas a raíz de ese anuncio.

En el ámbito online, el Display se está contagiando del efecto Branding de los medios impresos, y es realmente una pena, porque a pesar de todas las innovaciones que han realizado para mejorar las conversiones, el Display sigue sin poder competir con otro tipo de campañas.

¿Y tú qué opinas de las campañas Display?