Ser un buen copy es un camino arduo y como con todos los trabajos, si quieres salir adelante, debes hacer sacrificios y esforzarte mucho para destacar.

La creatividad es el ingrediente clave del copy, sin ella no podemos avanzar. Y a pesar de que hay cientos de consejos por la web de cómo ser más creativos, la experiencia me ha llevado a aplicar tres trucos básicos que espero que sean útiles para ti también.

Vive, experimenta y siente

Para poder escribir debes estar alerta del mundo que te rodea. Muchas veces vamos como zombies camino al trabajo, tratando de hacer las cosas como autómatas. ¿Te has fijado que al comer muchas veces ni siquiera saboreas por las prisas?

No estar presentes viviendo cada momento, no permite experimentar. Y si no lo haces, no tendrás de qué escribir. Por ejemplo, si te pido que describas las sensaciones que te producen tomar una taza de té ¿Podrías ser capaz de describir el aroma, el sabor y cómo te hace sentir el primer sorbo?

Desde ahora, Intenta estar presente todo el tiempo. Permítete observar, escuchar, sentir. La inspiración creativa llegará cuando menos te lo esperes.

Carga tu mochila

Y con esta expresión no te digo que te vayas de viaje. Todas las personas venimos al mundo con una mochila que vamos llenando de referentes, los cuales son de gran utilidad en los momento que necesitamos aplicar nuestra chispa creativa.

Referentes de los que vamos tirando cuando se presenta ante nosotros el momento de sacar a la luz esa gran idea. Y cuando te digan “dale la vuelta” lo podrás hacer, porque cuando menos te lo esperes llegará a tu mente el momento eureka, que estará basado en las ideas y experiencias que has cargado previamente.

¿De dónde se sacan los referentes? De todas partes, no solo se encuentran en las películas, los libros y las clases de eminencias creativas. Los referentes también se pueden encontrar en Internet, en la conversación con un amigo y en un cuadro abstracto.

Escribe todos los días y léete todo

Muchos de los artículos que te enseñan a ser un mejor redactor te dicen que la única manera de ser mejor es escribiendo y leyendo mucho. Por supuesto que tienen razón, sin embargo yo creo que esto no es algo que se puede aplicar si no tienes primero la mochila llena de referentes y si no estás presente en todos los momentos de tu vida.

Un último consejo: Pasar un día sin escribir algo es un día perdido. Intenta practicar todos los días, porque la redacción es un arte, y como tal, mientras más lienzos en blanco llenes con tus palabras, mejor será tu técnica.

Espero que estos consejos te sean de ayuda. ¡Mucho éxito!